sábado, 27 de diciembre de 2014

Herodes y la matanza de los Inocentes

Matanza de los Inocentes (Brueghel)

La famosa matanza de los inocentes tan solo es citada por el Evangelio de San Mateo, ningún otro texto histórico hace mención a este suceso. Pero ¿Fue histórico este acontecimiento?
Herodes el Grande, como es llamado, no era judío del todo, había nacido en la ciudad de Askalon en el 75 a.C. , una ciudad pagana bajo la advocación de la diosa Nike o Victoria, su padre Antíparo era Idumeo (región palestina en el sur de Jordania) y su madre Nabatea. Los Edomitas, como eran también conocidos, habían sido incorporados al judaísmo unos años antes pero tenían una fuerte influencia grecorromana. El padre de Herodes, que había recibido del propio Julio Cesar la ciudadanía romana para él y todos sus descendientes, era además Primer ministro del rey de Judea Hircano II, cargo que aprovechó para que sus hijos fueran nombrados gobernadores de Galilea Herodes y Judea Fasael.
Hircano a su vez tenía un hermano de nombre Aristóbulo, quien pretendía para sí el trono. Tras varios años de guerras civiles y después de haber sido asesinados su padre y hermano por los partidarios de Aristóbulo, Herodes llegó al poder en el año 40 a. C. con el apoyo del Senado romano. Pero era un rey ilegal ya que ni era judío, estaba nombrado por los romanos y, por si fuera poco se saltaba a la torera los dictámenes del Sanedrín y de los sumos sacerdotes, además la nobleza judía apoyaba al pretendiente Aristóbulo, bueno más bien a su hijo Ircano que fue degollado por orden de Herodes.
En primer lugar Herodes eliminó a todos los nobles rivales que se oponían al poder de Roma, quitó de en medio, por los mismos métodos, a los miembros del Sanedrín que se le oponían y se casó con una nieta de Hircano de nombre Mariamme. A lo largo de su vida Herodes tuvo nueve mujeres, algunas simultáneas, y 15 hijos, algunos de los cuales terminó matándolos y es que comenzó a obsesionarse con la idea de que en cualquier momento podía ser traicionado. En primer lugar mató a su mujer, Marianne y luego a los dos hijos varones que tuvo con ella porque el pueblo mostraba excesivo favor hacia ellos, mandó ejecutar a su suegra y a su primogénito, que tenía el nombre de su abuelo, Antíparo, el caso es que el hombre después de todo este baño de sangre familiar pilló una depresión. Para seguir afianzando su poder llego a ordenar la muerte de casi toda aristocracia y de los miembros del Sanedrín, confiscó sus bienes y nombró sumos sacerdotes a su antojo, instaló una impresionante red de confidentes de tal manera que no se movía una hoja sin que él se enterase.
Quizás en todo este baño de sangre esté el origen del texto evangélico que vendría a significar la procedencia divina de Jesucristo como superviviente de Herodes el Grande. Además se sabe que el propio Herodes dio órdenes a su hermana Salomé de que el día de su muerte fueran encerrados en el anfiteatro de Jericó 300 nobles para asaetearlos hasta morir, para que así, en palabras del monarca ¡llorara todo el país de verdad!, pero Salomé no se atrevió a cumplir la orden, además su muerte coincidió en los mismos años en que nació Jesucristo. 4 a.C.,
A pesar de la idea que se nos ha transmitido no fue un salvaje, pues en una época muy convulsa supo hacerse valer como el “hombre de Roma” en esa parte del Imperio y es que, al a muerte de Cesar, fue amigo de Casio, uno de sus asesinos, luego aliado de Marco Antonio, su vengador y luego de Augusto, enemigo acérrimo de Marco Antonio. Lo cierto es que a lo largo de cuarenta y cuatro años de reinado y luchas murieron muchos inocentes.
El historiador romano Flavio Josefo dijo de él: En toda su vida fue bendecido como ningún otro hombre por la fortuna, siendo hombre del común, ascendió a un trono, lo retuvo durante todos esos años y lo legó a sus hijos pero en su vida familiar ningún hombre fue más desdichado.
Parece ser que, a su muerte, su hijo tuvo que vérselas para acceder al Trono con muchos de sus hermanos de padre y quizás en el final de muchos de los rivales de Herodes hijo esté el origen de la matanza de los inocentes. Sea como fuere, Herodes no era sino un sátrapa más de la época que gobernaba de forma parecida a la que lo hacían el resto de sus colegas de Próximo Oriente Antiguo.

Mateo seguramente quiso asociar la infancia de Cristo a la misma vida de muchos héroes que sobrevivieron a  persecuciones y matanzas como Romulo y Remo o la leyenda de Gargoris y Habidis, sería por tanto una forma de divinizar aún más al Salvador.

¿El puente de Goya?




Hace unos años apareció publicado en la prensa que Francisco de Goya estuvo hospedado en Villanueva mientras realizaba las pinturas de Aula Dei y que, en agradecimiento a quienes le habían tenido en su casa, regaló unos retratos de una de sus hijas con motivo de su matrimonio, que parece ser se había llevado a cabo poco antes de los Sitios de Zaragoza y que el genial aragonés aprovecho la estancia entre ambos Sitios para retratar a la pareja en ambos camafeos, ya que son de dimensiones diminutas. Hace unos meses el profesor Arturo Ansón me pidió que investigara que posibilidades había, de que Goya hubiera vivido en el pueblo y también me enseñó los retratos de los jóvenes. No pude encontrar en la documentación ningún dato que pudiera avalar la estancia del de Fuendetodos, aunque si comprobé que había algún Lucientes pero años más tarde, e incluso un Bayeu de profesión herrero que había vivido en Villanueva pero en 1700, no obstante tampoco se puede desmentir que Francisco estuviera en Villanueva o alguna de sus torres, además el acceso entre ambas riberas del Gállego debían estar bien comunicadas mediante pontones o puentes, el problema es encontrar un trayecto cómodo para poder cruzar con seguridad ambas riberas, hace unos años, aguas abajo del azud de Urdán encontré estos restos que no se si son de puente, de pasarela, de azud o de pontón, el caso es que están ahí y muy cerca de Aula Dei, ¿quien sabe si por ese lugar cruzaba todos los días el jóven Francisco para acudir a su trabajo, procedente de la torre Lindar, la del Pino o la del Bayle?.
Por algún lugar tendrían que haber atravesado el río cuando los villanovenses acudieron a salvar los enseres de la Cartuja antes de que se los llevaran las tropas francesas en el primer Sitio de Zaragoza.



viernes, 26 de diciembre de 2014

Nitrato de Chile


Antes de que alguno por cualquier gansada se le ocurra arrancarlo, romperlo o vete a saber que, o a lo mejor estoy dando ideas... Un icono de Villanueva casi comparable con el cartel de "Tío Pepe" en la Puerta del Sol. Ahí lleva la ni sé de años, quizás cincuenta, no se ha roto ni una baldosa, está como el primer día, el cartel de Nitrato de Chile, recibiendo al viajero por el norte, a la entrada del pueblo, se merece este pequeño homenaje no?


Villanueva de Gállego en la niebla

Así amanecía Villanueva de Gállego el día de Navidad

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Tregua de Navidad en la I Guerra Mundial 1914

THE CHRISTMAS DAY TRUCE OF 1914, PUBLISHED 1915 BY ENGLISH SCHOOL
Tal día como hoy se produjo un suceso casi milagroso en plena Gran guerra europea de 1914, la que ha pasado en llamarse Tregua de Navidad y que vino a preludiar en gran medida acontecimientos que luego acaecerían en Europa a lo largo del siglo XX como la identidad de clase frente a los poderosos, los movimientos pacifistas o la idea de la solidaridad frente a los nacionalismos.
Canal: TEA FM
Publicado en el Podcast Historias aTEAs, en Historia y humanidades

Editorial: “Histórica tregua de Navidad”: El País 23 de diciembre de 2014

La tregua se llevó a la pantalla en la película francesa de 2005 Joyeux Noel (Feliz Navidad) dirigida por Christian Carion. También aparece retratada en la película de Richard Attenborough Oh What a Lovely War y recordada en el vídeo de Paul McCartney, Pipes of Peace, de 1983. Además de alguna otra obra literaria e histórica, en 1990, el grupo británico The Farm grabó una canción que habla de este suceso: All Together Now.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Abejar y corral de las Almendreras


Hace unos años, cuando todavía el corral se encontraba en pié, a duras penas, pude fotografiar el abejar de las "Almendreras" llamado así porque junto al corral había unos almendros que también han desaparecido.
Era una construcción sencilla pero interesante, se trataba de un abejar de pared, tradicional pero rebocado con una capa de cemento lo que le hacía peculiar y diferente al resto de abejares de la zona, se encontraba en el piso superior y en la baja existían las cuadras para el ganado, además de una caseta de monte.
Ahora tan solo se mantiene en pié la caseta, mientras el resto de la construcción se encuentra derruida y de paso desaparecido uno de los abejares tradicionales de Villanueva, creo que tan solo queda uno, pues todos han ido desapareciendo poco a poco.
Como memoria de aquello aquí expongo unas fotos del abejar del corral de las Almendreras y el estado actual de esta paridera de monte que se encuentra a la altura del kilómetro 5 de la carretera de Castejón, junto a un camino que enlaza esta vía con el viejo Camino de la Venta, en dirección a la Balsa del Piojo.


viernes, 19 de diciembre de 2014

Antonio Pérez y el Justicia de Aragón

La ejecución del Justicia de Aragón, Juan V de Lanuza es uno de los episodios más controvertidos no solo de la historia aragonesa, sino también española, al convertirse el Justiciazgo en un mito de oposición frente al poder Real y absoluta del Monarca.
La fotografía corresponde a la Arqueta que contiene los restos del Justicia Juan V de Lanuza y que se conserva junto al Altar mayor de la Iglesia de Santa Isabel de Portugal y San Cayetano de Zaragoza.




Canal: TEA FM
Publicado en el Podcast Historias aTEAs, en Historia y humanidades

Bibliografía:
Fernández Clemente, Eloy (coord.) Historia de Aragón: “Aragón moderno” por Eliseo Serrano Martín. La Esfera de los Libros, Madrid 2008.
Solano Camón, Enrique. Aragón: Luces y sombras de su historia, Silex serie Historia. Madrid 2009.
Película: Del Real, Antonio; La Conjura de el Escorial, 2008
Música:
BSO Braveheart-“For the love of a princess”
Danza aragonesa del Siglo XVI con laúd

Labordeta, José Antonio. Ya ves

jueves, 18 de diciembre de 2014

Amanece en la Aldea del Pilar


Monumento al Justicia en Zaragoza


El monumento al Justiciazgo que se levanta en la plaza de Aragón en Zaragoza, es obra del arquitecto turiasonense Félix Navarro y del escultor Francisco Vidal. construido sobre un pedestal de piedra de Codos, rodeado por gruesas cadenas, la estatua de bronce fue fundida en una sola pieza en los talleres zaragozanos de Averly hacia 1892.
El conjunto tiene unos diez metros de altura por seis de lado, la escultura del Justicia mide casi tres metros y representa a Juan V de Lanuza en el momento de dictar Sentencia con el brazo extendido y en actitud desafiante hacia los que vienen de Castilla como advirtiéndoles que el es la ley en la ciudad que está a sus espaldas. La obra idealiza al personaje como un señor de avanzada edad y en plena madurez de facultades, sin embargo Juan de Lanuza ocupó el cargo durante tan solo tres meses y fue ejecutado a la edad de 27 años. El monumento esta escoltado por banderas de instituciones aragonesas ente las que destaca una gran bandera cuatribarrada, que se abre hacia el paseo de la Independencia.
En uno de los laterales del pedestal figura un texto de los fueros de Sobrarbe que dice:
"Y para que no sufran daño nuestras libertades, velará un juez medio al cual sea lícito apelar del Rey, si dañase a alguien y rechazar las injurias si tal vez las infiriese una república".
En otro de los laterales figura un fragmento de la obra La Capilla de Lanuza, escrita y publicada por Marcos Zapata en 1871, un texto que idealizara la figura del Justicia y que dice así "sol brillante fue la libertad, un tiempo a cuya luz se agrupaban en las márgenes del Ebro los reyes con sus coronas, los vasallos con sus fueros, la nobleza con sus timbres y todos formaban su cuerpo". Como remate de la base y en frontal norte que da al paseo de Independencia se recogen los nombres de 50 Justicias del Reino desde 1123, que es la fecha oficial en que se institucionalizó la figura en las cortes de Ejea de los Caballeros.

La reivindicación del Justicia como víctima del poder absoluto fue adquiriendo fuerza a lo largo del siglo XIX, sobre todo tras las Cortes de Cádiz en las que fue identificado como un héroe liberal, la primera vez que se pensó en levantar un monumento al Justicia fue durante el Trienio Constitucional, cuando en 1821 se formó una comisión con el fin de levantar un monumento, idea que fue desechada durante la Década final del reinado de Fernando VII. El proyecto fue aparcado hasta que en 1868, se produjo la Revolución gloriosa y entonces se retomó, pero tampoco llegó a su fin. En 1881 un concejal republicano del ayuntamiento Zaragozano propuso levantar un monumento al Justiciazgo, idea que fue recogida por el Pleno municipal y por la Diputación Provincial de Zaragoza. A parte del apoyo oficial, hubo varias donaciones de particulares. Félix Navarro tenía el proyecto del monumento en 1887 y cinco años después la estatua ya estaba fundida.
En principio estaba pensado en ubicarlo en la actual Plaza de España de Zaragoza, entonces de la Constitución, ya que en ese tiempo los restos del Justicia se encontraban depositados en el palacio Provincial, que a su vez se había levantado sobre el convento de San Francisco, donde fue enterrado en su día, y allí estuvo hasta su traslado a la capilla de San Cayetano. Pero en esa plaza estaba la fuente de la Princesa que se decidió trasladar al Parque grande, donde se encuentra en la actualidad y que es la de Neptuno. El caso es que entonces se pensó en levantar el actual monumento conmemorativo de los mártires en el mismo lugar donde se levantaba la Cruz del Coso, así que el Justicia se quedó desubicado.
Se pensó entonces en ubicarlo en el actual emplazamiento, es decir en la Plaza de Aragón, es decir en el otro extremo de la avenida de Independencia y de paso trasladar de estatua de Ramón Pignatelli al parque de su nombre y que se encontraría en un lugar más acorde con el Canal Imperial, dicho y hecho, el 22 de octubre de 1904 fue inaugurado el conjunto escultórico del Justicia  en el lugar donde se encontraba el Canónigo Pignatelli.

20 de diciembre de cada año las instituciones políticas aragonesas ofrendan coronas conmemorativas, en recuerdo de la ejecución del último Justicia en 1591. Otro gran homenaje de la sociedad aragonesa fue en 1914, con motivo del traslado de los restos de Juan de Lanuza desde la Diputación Provincial hasta la Iglesia de Santa Isabel y San Cayetano, donde se encuentran en la actualidad depositados en una arqueta junto al Altar Mayor.

Fuente: 
Página Web Ayuntamiento de Zaragoza.
Gran Enciclopedia Aragonesa

martes, 16 de diciembre de 2014

Feliz Navidad y prospero 2015 desde El Retabillo

Detalle de un códice armenio entre los siglos VI - VII  que representa el nacimiento de Jesucristo y
 que se encuentra en el museo de códices de Yerevan

domingo, 14 de diciembre de 2014

Libro de Ontinar en el Crónicas del Bajo Gállego


Con motivo de mi ultimo libro, sobre Ontinar de Salz, hoy habla de mi la prensa comarcal, es decir, el Cronicas del bajo Gállego.
Hay que reconocer al Periódico de Aragón, que con respecto al Bajo Gállego ha tenido visión comarcal, cosa que otros no han sabido ver y también gracias a Nuria.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/la-cronica-del-bajo-gallego/nuevo-libro-historia-local_990685.html

Acabo de comprobar que con esta lleva ya este año 250 entradas subidas a este blog en este año (en total van por las 700), una currada.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Centenario del Genocidio armenio

En abril de 2015 se cumple el centenario de uno de los intentos de exterminio más olvidados en la historia de la Humanidad, el Genocidio armenio, envuelto en las brumas de la historia apenas es reconocido por muy pocos países. Llevado a cabo en el transcurso de la Gran Guerra europea en los confines entre Europa y Asia, hoy lo recuperamos en Historias aTEAs. Como ejemplo de este desconocimiento, para la contextualización de los sucesos hay que recurrir a guías de viaje.
Todavía la población armenia se encuentra impactada por los acontecimientos, e incluso tiene que soportar en algunas ocasiones burlas de los turcos.


Canal: TEA FM
Publicado en el Podcast Historias aTEAs, en Historia y humanidades 

Bibliografía:
Boulandier, Íñigo: Guia azul “El mundo a tu aire”: Georgia- Armenia. Gaesa Ediciones, Madrid 2014
Orbelyán, Zaruhi. Armenia: Historia, naturaleza, religión, curiosidades. (Guía) Yerevan 2013.

Música:
Aram Khachaturian. La danza del sable
Charles Aznavour, La Boheme.
Levon Minassian& Armand Amar. Tchinares
Música religiosa armenia: Armenian Apostolic Church.


Fotografía: Memorial del Genocidio en Yerevan (Armenia)

jueves, 11 de diciembre de 2014

Reencuentro con Patricia en el 90.6FM


Hoy ha sido un día de reencuentros y emociones con Patry, con Patricia Navarro que ha comenzado a emitir, desde esta misma semana en el 90.6 FM de Zaragoza, en una emisora muy joven que se llama Radio4G y que ha fundado todo un veterano de las Ondas, José Antonio Abellán, el de "Bienvenido a la Jungla" quien inició esta aventura a principios de este año. Como digo, Patricia tiene un programa junto con Fernando Mármol, que se emite de 12 a 14 horas, tipo Magacine, bueno lo que ya hacía en Zuera. Me alegro mucho, enhorabuena, suerte, éxito en su nuevo camino profesional y gracias por seguir contando conmigo para colaborar en este nuevo proyecto.
Además me he rencontrado con viejos colaboradores de aquella etapa.


martes, 9 de diciembre de 2014

Zuera y sus casinos

Esta bella fachada casi decimonónica corresponde al edificio del Casino Independiente de Zuera

Sociabilidad Zufariense a finales del XIX

Cuenta Odón de Buen en sus memorias que, en su juventud había en Zuera dos casinos «el de los monárquicos» en el que se reunían los intelectuales y ricos del pueblo «sin verdadero matiz político» y el de «los republicanos» que congregaba a la mayor parte del lugar. Prosigue diciendo que en aquel, llamado “Casino Principal” «se representaban comedias y fiestas cuya alma era “Don José” el boticario local. Este señor, de apellido Martínez, reunía a las mujeres del pueblo en torno a su hija, entre las cuales se encontraba la propia madre de Odón, para organizar obras de teatro en Centro. También era aficionado a la escritura y componía ingeniosos versos que luego recitaba en las fiestas y “veladas literarias” del Centro. De Buen recuerda una anécdota de este señor muy típica de este tipo de espacios societarios decimonónicos. «Un día estaba jugando al tresillo en el Casino se le presentó el mancebo de la botica todo compungido, a notificarle que un cliente le había dado una peseta falsa que sólo podía pasar como un chavo. No te apures, respondió don José, aún ganamos un maravedí (la mitad de un ochavo)»[1].

En los tiempos que Odón visitaba Zuera por vacaciones existían el Casino Agrícola Comercial, fundado el 8 de octubre de 1880, con finalidad básicamente recreativa y cuyo presidente era D. Pablo Yuste y el Casino Agrícola e Industrial fundado el 18 de diciembre de 1883, según nota gubernativa, tenía este centro una clara finalidad política, su presidente fundador fue D. José Bagüés Diestre[2], seguramente a este último se refería de Buen cuando señalaba el centro “republicano” y aquel como el “monárquico” o “Principal”.

Sin embargo el nombre oficial de este último era el de Casino Agrícola y Comercial de la Villa de Zuera[3] se creó durante el verano de 1880 con el fin de «procurar a sus asociados una agradable reunión amenizada con la lectura de periódicos, obras instructivas, juegos lícitos y otras distracciones de decoroso entretenimiento». Sus socios no «se entregarán» a discusiones que puedan ocasionar controversias desagradables y, por lo tanto, debían abstenerse de suscitar debates que se relacionaran con la religión, la política o la moral no permitiendo que, bajo tal concepto, tuvieran las conversaciones un carácter «público o colectivo». El número de socios podía ser indeterminado, pero la Junta general podía fijarlo en cualquier época si lo consideraba conveniente.

Para formar parte del Centro era necesario ser mayor de 18 años y hallarse exento de nota desfavorable en su conducta, se solicitaba por escrito al Presidente y, tras pasar por Junta directiva, su nombre era publicado «por espacio de ocho días» en el tablón del Casino, durante ese tiempo cualquier socio podía hacer las observaciones que consideraba oportunas.

Todos los socios estaban obligados a observar «tanto en sus actos como en su lenguaje» las formas propias de toda persona bien educada y reprender, en términos prudentes y moderados, a todo socio que faltase a las prescripciones reglamentarias. En caso de ocurrir algún disturbio o problema dentro del local, y en ausencia algún miembro de la directiva, se hacía responsable el socio de mayor edad que se encontrara en ese momento en el Centro quien, a su vez, debía de poner en conocimiento del Presidente lo sucedido.

Podían existir socios honorarios, establecidos por la Directiva y cada socio podía presentar un forastero o transeúnte «por espacio de un mes bajo su responsabilidad y a satisfacción de la Junta directiva»

Era obligatorio pagar las cuotas mensuales y ejercer los cargos directivos que se les confiaran, a excepción de los mayores de 60 años quienes estaban exentos de ser Presidente, Depositario y Secretario, si alguien no quería formar parte de la Junta directiva era inmediatamente expulsado de la entidad, a excepción de quienes ya hubiesen ocupado cargo al menos en el año anterior.

El Casino se regía por una Junta directiva elegida anualmente el primero de enero en Junta general. Se consideraba como tal la reunión de la mitad más uno de los socios, también se podía censurar a la Directiva en cualquier época del año, siempre y cuando lo solicitaran un mínimo de 6 socios y se aprobara en Junta general, si ésta acordaba la renovación de la Directiva los que quedasen fuera de la misma podrían verse sujetos a expulsión. Todos los acuerdos debían tomarse por votación secreta, excepto si la ocasión requería otra forma. Para que el acuerdo fuera ejecutivo era necesario obtener voto favorable de la mitad más uno de los asociados en primera votación, en segunda intentona sería suficiente con la votación de los «socios que hubiesen asistido» no pudiéndose reclamar el acuerdo por entenderse que «se avenían a aceptar los resultados».

La Junta directiva quedó obligada para encontrar un local «a propósito» donde instalar el Casino, así como también encontrar o adquirir el mobiliario y utensilios necesarios, quedando en suscribir al centro dos periódicos «uno de Madrid y otro de Zaragoza». Encargado de la «conservación del orden» se encontraba el conserje, como auxiliar de la Directiva, para el cumplimiento del Reglamento así como «para el aseo y buen régimen del local de la Sociedad». Éste podía no permitir la entrada en el local de personas ajenas a la sociedad, así mismo debía procurar que el Centro estuviera abierto y aseado a las seis de la mañana en verano y a las ocho en invierno, para cerrarlo a las once de la noche en todas épocas del año, fuera de estas horas no estaba permitido la estancia de «socio alguno» en el Centro salvo que se diera algún espectáculo de otra índole». La administración de bebidas y comestibles corría por parte de la Directiva, pudiéndolo contratar por quien tuviera conveniente. Así mismo ésta no permitía otros juegos que los consentidos y autorizados por la ley y «aun éstos a un tanto módico que se determinaría por el presidente» para evitar abusos que pudieran originarse «los jugadores debían tener siempre el dinero «a la vista» en los juegos de naipes y «pagarán al fin de cada partida para que todos vean que se cumple el Reglamento» estando prohibido cualquier tipo de juego en Jueves y Viernes Santo.

Era función de la Directiva calcular a principio de año los gastos que se iban a ocasionar y para cubrirlos, fijar cuotas con las que contribuir los socios. Las cuotas no podían alterarse durante el año. Entre otras facultades la Directiva podía crear o proporcionarse recursos indirectos como bailes, funciones teatrales y otros espectáculos análogos en los cuales debía de observarse el mejor orden tanto en los bailes como en las funciones dramáticas en las cuales, las piezas que se representaran, debían reunir las condiciones de moralidad necesarias para contribuir a la instrucción y acrecentamiento de las buenas costumbres. A este fin, cada año, la Sociedad formularía un reglamento especial o interior que regulará la marcha de los espectáculos que se realizaran ese año.

Hacia 1930 la cifra de casinos había ascendido a tres sociedades: el Independiente, situado en la calle Mayor y vecino a la plaza, el Republicano, enfrente de aquel y en la esquina suroeste de la plaza y el Monárquico, emplazado en el extremo noroeste de la Plaza, esquina con la calle Mayor y enfrente justo del centro republicano. Existía además el llamado Sindicato Agrícola[4].

El Casino Monárquico pasó a denominarse, en 1934, Centro de Acción Popular Agraria. Se fundó con objeto de defender «político y socialmente» la Religión, la Patria, la familia, el trabajo y la propiedad privada y al mismo podían pertenecer «todos los españoles residentes en Zuera o su Término municipal» mediante una cuota de 6 ptas. anuales pagadas por anticipado. En el artículo 7º, de sus Estatutos se establece que «se estará a lo que disponga Acción Popular de Zaragoza, cuyos preceptos conocen los agrupados»[5]. Por esas mismas fechas se creó la llamada Agrupación femenina aragonesa de Zuera, constituida el 18 de septiembre de 1934 con el fin de «preparar y organizar a la mujer para el debido ejercicio de los derechos políticos, que la actual Constitución le concede y para trabajar en el terreno político y social por la defensa de los principios esenciales de la civilización cristiana»[6], sus actividades se enmarcan seguramente dentro de Acción Popular, siendo su sede en la Plaza de la Constitución 4.
 
Centro Republicano
El centro republicano

En 1909 los republicanos de Zuera ya estaban organizados en torno a un centro, al menos así se desprende del acuerdo tomado por la Junta general de la sociedad Centro de defensa de los intereses generales de la población que se conserva en un acta firmada el 3 de septiembre de 1909 y según la cual acuerda comprar «la casa donde se halla instalada dicha sociedad por cinco mil pesetas»[7] situada en el número 45 de la calle Mayor con el objeto de que «sea dueña para siempre la mencionada sociedad». En este local, esquina con la Plaza, se reunía «toda la clase liberal del pueblo que frecuentaba este lugar. Allí se reunían delante de una taza de café y discutían de los problemas municipales, libremente, entre ellos y en su propio local»[8]. El 2 de noviembre de 1912, en esos mismos salones, se fundó el Centro de Unión Republicana[9] por un grupo de vecinos que «deseaban formar un Centro de Unión Republicana por profesar ideales republicanos y puesto que había un salón vacante en el Centro de Defensa, se pedía arrendar dicho local y por mayoría se acordó, con la conformidad de los socios del Centro de Defensa, arrendarles dicho local para que puedan funcionar separadamente unos socios de otros».

Dentro del Centro Republicano se reunían las diversas sensibilidades convergentes en la izquierda local. El Partido Republicano Radical sufrió una importante crisis hacia 1915 que supuso una división interna entre quienes renunciaron al término “revolución” como medida de alcanzar el poder y las tendencias más activas. Esta crisis supuso la marcha de muchos de sus afiliados a las filas del Partido Socialista y la UGT. Existía también en Zuera, bastante tiempo antes de la llegada de la República, un grupo de simpatizantes de tendencia libertaria quienes aunque no estaban organizados, se reunían regularmente también en este lugar.

El 26 de marzo de 1931, pocos días antes de proclamarse la República, se creó la Agrupación Socialista de Zuera y unos meses más tarde, en diciembre de ese mismo año, se fundará la agrupación Radical Socialista[10]. Poco antes de las elecciones de 1936, durante el mes de enero, un grupo de jóvenes de la localidad se propusieron fundar una sociedad recreativa con el nombre Asociación artística recreativa Zufaria[11] que pudiera dar «alguna distracción en los ratos de ocio en un lugar común donde reunirse en íntima camaradería» celebrando al efecto verbenas, bailes, veladas teatrales a base de elementos de la Sociedad, conferencias culturales y deportivas y cuando tienda a estrechar la amistas y armonía de los vecinos, pudiéndose organizar, asimismo rondallas, cuadros artísticos, masas corales, etc. Podían pertenecer a ella los mayores de 16 años y para ingresar en ella sería necesario aportar 10 ptas. de entrada, siendo reducida a la mitad en caso de formar parte dos hermanos, además de dos ptas., mensuales, un hecho significativo era que los cargos electos duraban 6 meses. La sede de la sociedad se estableció en la calle Pablo Iglesias nº 59[12].
Casino Monárquico
Casino Independiente

El Centro fue fundado con el fin de reunir a la clase media moderada de la localidad compuesta por artesanos, comerciantes, funcionarios y profesionales o medianos propietarios[13]. Tuvo una actividad social importante enfocada al ocio básicamente, tal como publica Heraldo de Aragón en una nota publicada el 31 de agosto de 1934, en la que se da cuenta de lo acontecido durante las fiestas patronales en honor a San Licer[14]: «Los salones del Casino Independiente se han visto como en sus mejores tiempos, de animación y de mujeres bonitas, tanto a la hora de los conciertos como en la del baile. Todos sus actos han estado amenizados por un quinteto dirigido muy acertadamente por el profesor don Dionisio Rivas, de Tauste. Así como la celebración de un certamen de jota en el Casino y ante nutrida concurrencia varias señoritas interpretaron estilos de nuestro canto regional»[15].

Un cronista de Zuera, llamado Pepe Ester, hace una crónica del Casino Independiente en los años veinte:

«Estaba hoy bonito el patio del Casino, artísticos farolillos iluminaban el lugar del vermuth y un quinteto dirigido por el notable profesor D. Ramón Salvador interpretaba todos los tangos de moda. Y es que la junta el Centro está constituida por hombres de gran entusiasmo: D. Gabriel Sañudo, presidente, D. Benedicto Pueyo, D. Paco Imaz, D. Mariano y D. Antonio Nasarre».

«Los conciertos y bailes celebrados en el Casino Independiente con un quinteto bajo la dirección del señor Soria, de Zaragoza, superaron si cabe los celebrados en años anteriores en un local a la intemperie, adorando a la veneciana». Además ya por entonces poseía un “Cinematógrafo”.

Pero uno de los puntos más animados en las Fiestas, particularmente, aunque de forma general todo el año, es el Casino. En un grato ambiente, afluyen las conversaciones sobre todos los temas que informan el cotidiano vivir de aquél simpático vecindario. Aquí se han reunido durante este período festivo, ha sido escenario de animadas fiestas de sociedad y punto de reunión de toda la juventud local. Precisamente en este centro se ofreció una de las notas más simpáticas de estos días y que fue ofrecida por las hermanas Trinidad y Conchita Pueyo, dos excelentes cantadoras de Jota, la primera de ellas conquistadora ya de importantes premios. En el Casino, ante nutrida concurrencia interpretaron varios estilos de nuestro canto regional y tanto Trinidad como Conchita escucharon grandes ovaciones y fueron muy felicitadas.

La cordialidad que transmite, la percibe el forastero desde los primeros momentos de convivencia con sus socios. Además su confort se ha atendido con el mayor esmero, procurándose que no exista deficiencia laguna en el orden de los servicios, así como en el funcionamiento de las distintas dependencias del mismo. Fruto de esto, es la labor eminentemente acertada que desarrolla la Junta directiva actual, integrada por hombre de tan sano amor a su tierra como el presidente don Antonio Marcen, Vicepresidente, don Benigno Miravete, Tesorero, don Gabriel Faure, secretario, don Eduardo Piedrafita y los vocales don Santiago de Buen y don José Giménez. Cuenta este centro con doscientos cuarenta socios y está fundado desde 1884. Seguidamente voy a contar un acto que se celebró en este centro y que tuvo bastante repercusión.

 
Los centros monárquico y republicano se encontraban en la plaza Mayor frente a frente y entre ambos edificios llegaron a ocurrir graves altercados




[1]. - Odón de Buen, Mis Memorias. Institución Fernando el Católico. Zaragoza 2003, págs. 21-23.
[2].- Archivo Histórico Nacional: Gobernación Sg.574-s75 “Relación de sociedades Prov. Zaragoza” exptes. 31 y 23.
[3].- Archivo DPZ. Orden Público, Sg. 1357.
[4].- Anuario General de España tomo IV. Edit. Bailly-Bailliere-Riera. Barcelona 1930, pág. 1463
[5].- Archivo DGA: Asociaciones. C30977
[6]  Archivo Histórico Provincial de Zaragoza: Asociaciones: Zuera, Expte. Agrupación Femenina Aragonesa.
[7].- Archivo General de Protocolos de Zaragoza «Escritura firmada ante el notario D. Pedro P de Areitio y Asúa el 5 de septiembre de 1909. nº. 001370
[8].- D. Gómez Arqué. Zuera y el martírio de sus demócratas. Barcelona 1990, págs. 27-28
[9].- Biblioteca Nacional. Anuario General de España, Sg. Z/1365, rollo nº.4 (1912)
[10] AHPZ.: Asociaciones
[11].- AHN: Secc. Interior A leg. 5-1 carpeta 6, expte. 21 (Zaragoza)
[12].- Archivo DGA. Asociaciones: C30977
[13].- Op. cit., págs. 43-44.
[14]  HMZ.
[15].- Alejandro Soteras. Mis memorias, Diputación Provincial de Huesca 2003, pág. 31
[16]  AMZ: La Voz de Aragón, martes 26 de marzo de 1935, pág. 12

sábado, 6 de diciembre de 2014

El Sindicato de Zuera (Cooperativa San Licer)

Edificio actual de la Cooperativa San Licer de Zuera, el Sindicato
A petición de Jesús Murillo Ligorred publico esta entrada sobre algo que tenía de la historia del Sindicato de Zuera, o lo que es lo mismo la Cooperativa San Licer

El Sindicato

Esta Sociedad tiene su origen en el catolicismo social de principios del siglo XX. Este pensamiento heredero de la doctrina social dictada por León XII en la Encíclica Rerum novarum (Acerca de las nuevas cosas)[1]. Donde el papado deploraba la opresión y virtual esclavitud de los numerosisimos pobres por parte de «un puñado de gente muy rica» y preconizaba salarios justos y el derecho a organizar sindicatos (preferiblemente católicos), aunque rechazaba vigorosamente el socialismo y mostraba poco entusiasmo por la democracia. Las clases y la desigualdad, afirmaba León XIII, constituyen rasgos inalterables de la condición humana, como son los derechos de propiedad. Condenaba el socialismo como ilusorio y sinónimo del odio y el ateísmo., pretendía la unión de todas las fuerzas católicas frente al anticlericalismo sistemático de la izquierda y la propaganda y difusión de la doctrina social de la Iglesia[2]. Procuraban fomentar actos de beneficencia y auxilio entre los socios necesitados, mediante «instituciones moralizadoras» y evitar disturbios a través del «arbitraje», intentaban fomentar la enseñanza general y profesional agrícola por medio de escuelas, conferencias, bibliotecas, publicaciones, folletos, revistas, etc. Intentaron crear combinaciones de crédito agrícola personal, pignoraticio o hipotecario, pudiendo llegar a crear Cajas, Bancos o pósitos. Poniendo énfasis, sobre todo, en la defensa mutua de la propiedad y de las cosas del campo[3]. Hoy todavía existe y ha dejado su nombre en la toponimia local como “Cuesta del Sindicato” que corresponde a la calle donde se encuentran sus almacenes y locales.

El Sindicato agrícola y Caja rural de Crédito de Zuera fue fundada en 1915[4], aunque se acoge a la ley de cooperativismo de 1906, inicialmente para el suministro de abonos minerales a sus socios y preferentemente superfostafo, nitratos, amoníaco, etc., con grandes facilidades al pequeño y mediano labrador, a quien le bastaba con ir a buscar el día mismo que lo necesitara. En ese momento se facilitaban trigos de simiente para la huerta, renovando las semillas y mejorando la producción. Algunos socios más necesitados «y que a ello se hacen acreedores por su comportamiento con la sociedad» se les proporciona trigo para la siembra del monte. También se suministran anualmente varios vagones de semillas de cebada y avenas para el pienso de animales de labor así como vencejos e hilo sisal.

Durante la II República se creó una sección de maquinaria que alquilaba en condiciones ventajosas a los socios desgranadoras de maíz, cilindros de clavos y llano, cultivadores para caballerías, seleccionadora de semillas, una trilladora de gran rendimiento y un tractor de aceite pesado para accionarla. También por esas fechas se había adquirido un solar de 947 metros cuadrados en el que se había construido un hermoso edificio de planta baja y un piso, todo el de hormigón, con trescientos metros de superficie y con capacidad para cien vagones de trigo, «que permite almacenar los trigos debidamente clasificados». Se procedía a las ventas directamente a fabricantes, liquidando a cada socio el trigo por riguroso turno de entrada, deduciendo únicamente los gastos reducidos de envase, acarreos y cargue y por tanto, «dando al socio todas las ventajas de las ventas en cifras de importancia y librándole de la usura y los intermediaros en años como el actual, a cuyo fin facilita créditos con la garantía del trigo depositado, si el socio no necesita dinero antes de corresponderle el turno de ventas». De esta forma, la oferta quedaba limitada a aquellas cifras que la demanda requería y se pretendía que nadie fuera explotado o en el trance de malvender el fruto de su trabajo si el precio no era remunerador. «De este modo ha podido distribuir entre sus socios el importe de cuarenta vagones vendidos a precios de cincuenta y una a cincuenta y dos pesetas y además, ha distribuido el setenta y cinco por ciento el valor de cincuenta vagones como primera operación de esta campaña, solucionando, en par, el conflicto cumbre en otras localidades de la falta de venta en los trigos».

En el año 1933, todas las secciones producían un movimiento de cuentas superior a dos millones, «siendo de esperar que el actual será duplicado, si sigue el ritmo emprendido en las ventas de trigos».

El reportaje no solo recalca la importancia material de la sociedad, sino también la labor social que realiza, «sacando el labrador del individualismo suicida en que se encontraba, siendo una sociedad apolítica en la que no se exige otra cosa para ingresar que ser labrador honrado avecindado en la villa», estando encaminados todos los deseos de la Directiva etc defender todos los productos agrícolas, sustraer de la usura a muchos agricultores y quitar intermediarios que han vivido y enriquecido a nuestra costa». Se defienden de aquellos que propalan con mala fe, envidia, desconfianza (incultura en una palabra o porque así convenga a sus intereses, pero como dice la junta, con escasa fortuna como lo demuestra «las constantes muestras de confianza que inspira a los socios»[5].

Desde 1942, pasó a llamarse Cooperativa del Campo San Licer, formando en la actualidad una Sociedad Cooperativa Agraria integrada en ARENTO, Grupo Cooperativo Agroalimentario de Aragón y asimismo participa en el capital de Sémolas Cinco Villas El número de socios ha ido aumentando progresivamente, desde los 290 del año 1967, fecha en que se relanzó la actividad de la Cooperativa, hasta alcanzar la cifra actual de 660. Su ámbito territorial no es exclusivo de la villa de Zuera, sino que alcanza a la totalidad de la Comunidad Autónoma de Aragón. Su finalidad principal en estos momentos es «la comercialización de los cereales y forrajes producidos en las explotaciones de sus socios». Calificada como “Agrupación de Productores Agrarios en el sector cereal” dispone en la actualidad de una superficie de 48.000 metros cuadrados, de los cuales 15.000 metros corresponden a instalaciones cubiertas, situadas en el polígono industrial el Campillo.

En la actualidad dispone de fábrica de piensos, deshidratadora de alfalfa, secadero de maíz, estación de servicio para la venta de carburantes, parque de maquinaria de alquiler, tienda de ferretería agrícola e industrial, alimentación y droguería. Asimismo se prestan servicios a los socios como son suministros de fertilizantes, fitosanitarios, semillas (Título de productor multiplicador de semillas de cereales) y todo tipo de repuestos agrícolas, además contamos con un departamento técnico para el asesoramiento en campo y ayudas PAC. Con fecha marzo de 2006, la Cooperativa ha obtenido la Certificación de Calidad ISO 9001:2000 para todas las actividades que desarrolla.[6]





[1]  Laboa Gallego, José Mª, Historia de la Papas: entre el reino de Dios y las pasiones terrenales. La Esfera de los libros, Madrid 2005.
[2] - Luis Betés Palomo. “Catolicismo Social”. En GEA. Tomo III, págs. 740-1.
[3]  Estarán Molinero, José. Catolicismo social en Aragón (1878-1901). Acción Social Católica, Zaragoza 2001.
[4] HMZ.: Heraldo de Aragón, 31 de agosto de 1934
[5] HMZ.: Heraldo de Aragón, 31 de agosto de 1934
[6] http://www.coopdezuera.es/

Aragón: orígenes de leyenda de un reino medieval

El reino de Aragón posee sin duda unos orígenes dignos de cualquier leyenda medieval que se precie y por tanto merecedores de ser resca...