martes, 10 de enero de 2017

Carlos Perdices


Las personas importantes no se suelen dar importancia, eso es lo que le pasaba a Carlos Perdices, una excelente persona a la par de un extraordinario cantante y un buen amigo. Todavía le recuerdo la última vez que lo vi actuar, sabía transmitir y sabía estar en un escenario, se notaba que lo hacía con corazón. Se nos ha ido demasiado pronto, como todos los buenos. Valga este vídeo, el su grupo Al Suajyra, como un pequeño homenaje a todo lo que él hizo por la música en el bajo Gállego, en silencio, parece una redundancia pero no lo es, como le gustaba hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un nacimiento en la rotonda

Las cosas, cuando están bien hechas hay que reconocerlo y la verdad es que la idea de montar un nacimiento a los pies de la zapatilla (...